Ciempozuelos por la diversidad sexual

Comunicado ante los continuos ataques del párroco local Julián Lozano hacia la comunidad LGTBIQ

campañalgtbiq.jpg

El párroco local Julián Lozano ha vuelto a evidenciar su carácter retrógrado y homófobo en Ciempozuelos gozando de total impunidad. En esta ocasión, el sacerdote se ha posicionado como un acérrimo opositor a que el alumnado de los colegios públicos del municipio pueda tener acceso a charlas informativas sobre libertad y diversidad sexual. Los argumentos empleados por el párroco para condenar estos coloquios llegan al extremo de sostener que en todas aquellas personas LGTBIQ “existe un problema psicológico objetivo” que “debe ser tratado como tal”.

La posibilidad de que la identidad de género y el sexo biológico de una persona no coincidan es uno de los aspectos que más ha criticado el párroco Julián Lozano, el cuál insiste en la negación de todas aquellas identidades de género que no coincidan con su mitificada ideología. Pese a las afirmaciones del sacerdote, tener un aparato reproductor femenino o masculino no determina tu identidad. De hecho, es imposible separar estos conceptos de otros que Julián Lozano ha preferido ignorar, como la expresión de género y la orientación sexual, los cuales en conjunto nos hacen entender y expresar libremente nuestra sexualidad.

Nos resulta del todo intolerable e incomprensible que una institución religiosa, en este caso la cristiana, pretenda imponer sus ilícitos ideales en los centros educativos públicos de un Estado en el que, según la propia Constitución de 1978, “ninguna religión tendrá carácter estatal”. Pese a ello, los privilegios ostentados por este organismo llegan al punto de beneficiarse de cerca de 11.000 millones de euros público al año, o de poder señalarse como el mayor propietario del Estado español, tan solo superado por el propio Estado. Su complicidad y simpatías hacia el franquismo ya hacía presagiar el gran poder normativo y coactivo que poseerían en un futuro.

Desde Ciempozuelos Antifascista condenamos los continuos ataques realizados por el párroco Julián Lozano, y hacemos un llamamiento al pueblo de Ciempozuelos para que demuestre, una vez más, que somos un municipio tolerante e inclusivo. No vamos a permitir que la doctrina dictada por esta institución arcaica y medieval se pretenda imponer en los centros de estudio públicos, dado que éstos no son espacios para discursos autoritarios y segregacionistas. Queremos unas aulas libres de intolerancia e ideas reaccionarias en las que se impongan el respeto y la comprensión en detrimento del fanatismo exacerbado de las religiones.

Ciempozuelos con la libertad sexual
Ciempozuelos Antifascista

Anuncios